Yue Fu, ojalá China estuviera en Vic

Yue Fu es una migrante que no quería migrar. No es una refugiada política, sino lo que los sociólogos llaman generación 1.5: personas que han inmigrado en la adolescencia por una reagrupación familiar. Yue recuerda esos primeros años en España como “muy duros”, dado que tuvo que abandonar su pueblo y separarse de sus amigos a los 14 años, en plena adolescencia. 12 años después, Yue siente que ha superado por completo esa vivencia traumática, pero admite que ella no vive entre dos mundos, ni tiene dudas identitarias como otros jóvenes de origen chino en España, sino que sigue viviendo en “el mundo chino“, pero estando en Madrid, gracias a la conexión que mantiene a través de las redes sociales con su país de origen, y la extensa familia china que tiene aquí. “En mi caso, creo que yo no he tenido una integración completa”, afirma, pero al mismo tiempo, no la busca: se siente bien viviendo en su ‘mundo chino’. Cuando le pregunto por qué, contesta que “no es algo intencionado. Es algo que está en ti, en tu cuerpo”.

Su historia migratoria empieza en Vic, en Cataluña, donde recuerda muy vívidamente la xenofobia de la población, por lo que Yue sentía tanto que rechazaba España como que España la rechazaba a ella. La situación de puertas para adentro tampoco era la ideal, ya que, en cierta modo, Yue tuvo que conocer de nuevo a su familia, dado que en China había pasado tres años en un internado, con mucha falta de contacto y de vínculo con sus padres y hermano. Ante esta situación, Yue vivía en su mundo interior, y no cesaba de recrear su pasado en Qingtian.

Hoy Yue trabaja como mediadora intercultural en Madrid, después de graduarse en Psicología y estudiando, actualmente, un máster en Trabajo Social. “Siempre he tenido el sueño de ayudar a los adolescentes que estaban en mi misma situación. Durante la universidad, era voluntaria en la comunidad china, organizaba eventos interculturales para los estudiantes…”, enumera. Aunque ya no echa de menos China como lugar físico y ya no quiere volver, Yue sigue trabajando para la comunidad, siempre acordándose de su yo de 14 años que deseaba no haber salido de Qingtian, o haber encontrado Qingtian en ese Vic hostil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s